La raza de vaca Serrana Soriana
...................................................................

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




La ORDEN de 21 de Marzo de 2000 de la Consejería de Agricultura y Ganadería de la Comunidad Autónoma de Castilla y León (B.O.C y L., nº 65, de 2 de abril), crea el libro genealógico y de comprobación de rendimientos de la raza bovina Serrana Negra y aprueba su funcionamiento en el ámbito territorial de la misma.



La Reglamentación describe el prototipo racial en los siguientes términos:

Apariencia general: La imagen de la raza responde a la de un bovino de color negro uniforme con orla blanco-mate circundando el morro. De buen formato, fuerte y robusto. Responde a unos cacteres eumétricos, perfil subcóncavo o rectilíneo y proporciones brevilíneas.

Piel, pelo y mucosas: Capa negra uniforme. El morro presenta una orla blanco-mate circundándole (bociclaro). Los terneros en sus primeros mese presentan coloraciones castañas-rojizas que viran paulativamente al típico de la capa adulta. La piel es de epidermis gruesa y abundante tejido subcutáneo. Las mucosas, puntas de las encoraduras y pezuñas son negras. Vello aterciopelado, en la región del periné y retromamaria de las hembras.



Cabeza: De tamaño medio, con tendencia al acortamiento. Región frontal hundida con manifiesta depresión del perfil fronto-nasal en su línea de sutura. Arcadas orbitarias que sobresalen del perfil anterior, y hocico frecuentemente abultado. Frente medinamente ancha y deprimida entre las dos órbitas; testuz prominente en arco con abundante tupé y tonalidad más clara que la capa. Cara corta, ojos oblicuos con abundantes pestañas negras. La encornadura nace en la prolongación de la línea de la nuca, de tamaño regular. La cepa de sección circular se proyecta horizontalmente, para luego acodarse en la mitad de su longitud y dirigirse hacia delante y arriba; de colo pizarrosos en la bbase y negro en las puntas. Orejas no muy grandes, vigorosas, con abundante protección pilosa en su interior, de tonos más claros que la capa.

Cuello-pecho-cruz-espalda: Cuello más bien corto, potente y perfectamente musculado. Más corto y grueso en los machos adultos que manifiestan un moderado desarrollo del morrillo. Ambos sexos presentan una papada abundante de perfil discontnuo y expansión hasta las extremidades anteriores contactando con las rodillas. Pecho ancho, dividido por la papada que tapa la ppunta del esternón. Cruz prominente, ancha y bien unida con cuello y tronco, espalda larga y ancha, musculada y bien dirigida.

Torax vientre: Tóraz profundo, largo y costillares con arqueo moderado y amplios espacios intercostales. Vientre amplio, proporcionado al desarrollo torácico. Dorso y lomo: Línea dorso-lumbar ancha y musculada.



Grupa y cola: Grupa poco inclinada, ancha, no muy larga, con proyección en sus ángulos iliacos. Cola que nace en la prolongación del sacro, de inserción alta y en cayado, larga, fuerte y provista de abundante borlón terminal negro. Muslos y nalgas: Muslos largos y un tanto descargados. Nalgas poco prominentes y descargadas.

Órganos genitales y ubre: Testículos normalmente desarrollados, bien descendidos y de correcta conformación anatómica. Ubre de tamaño medio, proporcionada y de buena implantación. Aparecen recubiertas de pelo fino, sedoso, suave y de tonalidad más clara que el resto de la capa. Pezones de tamaño medio y bien emplantados.



Desarrollo corporal: Formato de tipo medio y proporcionado. Extremidades y aplomos: Extremidades fuertes y de proporciones medias, caña fina y articulaciones poderosas. Aplomos correctos proporcionando marcha ligera y suelta. Pezuñas bien proporcionadas, negras y duras.

Estimaciones métricas: Peso vivo para los toros de 900-950 kg y en vacas de 500 a 550 kg, con alzada a la cruz en 142 cm en machos y 138 cm en las hembras. Defectos: cualquier desviación acusada de los caracteres enumerados en el prototipo racial y toda clase de tras que incidan negativamente en el proceso reproductivo, así como toda tara hereditaria o malformación fisisca evidente y específicamente cualquier mancha blanca que no sea la orla.